La gestión pesquera

Se espera que, antes de entrar en propuestas promocionales de la pesquería se realice un estudio que permita determinar cuáles serían las especies objetivo, cuál el volumen de su biomasa, cuáles serían los períodos de vedas reproductivas, cuál sería el efecto ecosistémico de su explotación, para llegar a determinar una tasa anual de captura por especie. De esta información se deriva la capacidad de bodega que debería tener una flota con intención de incursionar en la actividad extractiva, la cuota anual de extracción, las cuotas individuales a asignar y los períodos de pesca. Solo entonces podríamos pretender introducir mayor esfuerzo pesquero sobre el ecosistema marino de Humboldt.

26 de febrero de 2021

Editorial Revista Pesca marzo 2021 Suplemento electoral

Estamos a pocos días de las elecciones generales en el Perú para elegir presidente de la República y congresistas.

Nuestro voto decidirá el destino del país y del sector pesquero para los próximos cinco años.

La Revista Pesca ha difundido las propuestas de todos los partidos políticos para la pesquería nacional con el objeto de que los que viven en el sector pesca y para la pesca puedan evaluar tranquila, serena y objetivamente lo que cada organización política ofrece.

Existe un margen de duda sobre si las propuestas son viables y si serán cumplidas por el partido ganador; pero ese es un albur que debemos correr, sobre todo por la experiencia de tantas mentiras que se han dicho en los últimos años.

El elector debe decidir su voto en función al análisis de la oferta electoral pero también en función a las personas que desean sean nuestros gobernantes. No hay que olvidar que no solo elegiremos Presidente, sino también congresistas.

Luego vendrá la designación de ministros y viceministros, así como de directores. En este escenario hay que entender que el Plan de Gobierno no es un instrumento operativo, sino que contiene la política general del gobierno para los cinco años de gestión, por lo que corresponde como primera medida, alinear el Plan Estratégico Sectorial Multianual (PESEM), el Plan Operativo Institucional (POI), el Plan Estratégico Institucional (PEI) y el Presupuesto del propio Ministerio y de todas sus OPDs, para que se conviertan en los instrumentos de ejecución de la oferta electoral. Esta es la etapa decisiva y crucial para cumplir la oferta electoral e impone la designación de todos los funcionarios que ocuparán cargos de confianza y de nivel de directores generales y de línea, los cuales deberán tener conocimiento, voluntad y decisión para implementar estos documentos básicos de gestión. Si las personas designadas no son las adecuadas y/o no se implementa el plan de gobierno, todo será más de lo mismo.

Tenemos que ser cuidadosos y selectivos al definir por qué candidato al Congreso votaremos. Ya ha sido suficiente de tener congresistas impropios e indebidos como los que hemos visto. Ya ha sido suficiente de partidos sin ética, sin moral ni decencia. Ya ha sido suficiente de funcionarios designados por conveniencias políticas y no por su conocimiento y compromiso con el sector.

No olvidemos que en 2016 votar por PPK le significó al país el desastre que estamos viviendo y para el sector representó la más alta rotación de funcionarios en la historia: 8 ministros y 4 viceministros, lo que produjo un estancamiento del sector aunque habría mucho más que decir.

Necesitamos congresistas y autoridades firmes, pero con compromiso, con decencia moral y experiencia en lo que van a administrar.

No podemos poner el futuro de la pesca en manos de gente improvisada, sin ideas, y sin decencia ética, moral e intelectual.

No debemos, tampoco, votar en blanco ni viciado porque eso favorece a los peores. Investiguemos con más detalle y elijamos congresistas decentes, que inspiren confianza y con propuestas lógicas y no demagógicas.

Tu voto decidirá el futuro de la pesca y del país para los próximos cinco años.

Los invito cordialmente a leer y difundir el Suplemento de marzo 2021 de la Revista Pesca en el siguiente link:

 https://es.calameo.com/read/00045337703c08e4779f4


30 de enero de 2021

PERU ELECCIONES 2021 LAS OFERTAS ELECTORALES PARA LA PESCA

 

PLANES DE GOBIERNO 2021 – 2026

SECTOR PESCA Y ACUICULTURA

 

COMENTARIOS A LOS PROGRAMAS PARA LA PESCA Y ACUICULTURA CONTENIDOS EN LOS PLANES DE GOBIERNO PARA EL PERIODO 2021-2026

 

El acceso a todos los planes de gobierno completos puede hacerse a través del siguiente link:

https://plataformaelectoral.jne.gob.pe/ListaDeCandidatos/Index/

La Revista Pesca a transcrito y publicado todos los planes referidos a Pesca en 5 partes para facilitar su lectura.

Análisis

El Jurado Nacional de Elecciones, para facilitar el conocimiento de los electores, de los planes de gobierno, diseñó un formato resumen que los partidos debieran colgar en la web del JNE. Este formato resumen suponía presentar el problema, el objetivo estratégico, indicadores para evaluar su cumplimiento y las metas al 2026.

 

Jurado Nacional de Elecciones

Resolución N.° 0083-2018-JNE

 

III- RESUMEN DEL PLAN DE GOBIERNO

Ø En la primera columna, se resumen los problemas identificados y priorizados en el Plan de gobierno. En la segunda columna, deben colocarse aquellos que tengan vinculación con los Objetivos Estratégicos del Plan de Gobierno con que se procura dar solución a los problemas identificados. En la tercera columna, se consignan las metas, que son la expresión cuantitativa del logro de dichos objetivos.

 

Ø Esta información puede ser difundida en la página Web de VOTOINFORMADO del Jurado Nacional de Elecciones, de las organizaciones políticas u otros canales para conocimiento de la población.

 

1.-Dimensión Social

Problema Identificado

Objetivo Estratégico

(Solución al problema)

Meta(al 2022)

(Valor)

1.

 

 

2.

 

 

3.

 

 

2.-Dimensión Económica

Problema Identificado

Objetivo Estratégico

(Solución al problema)

Meta(al 2022)

(Valor)

1.

 

 

2.

 

 

 

Solo el APRA y Victoria Nacional han respetado colgar el formato resumen del plan de gobierno.

El Frente Amplio ha usado una matriz parecida, pero variando los títulos y los contenidos, por tanto, incluye una matriz, pero no la que el JNE dispuso.

Todos los partidos, a excepción de Victoria Nacional, en el caso de pesca no han presentado una propuesta debidamente elaborada ni estructurada. Para tratarse de un plan de gobierno, pudieron haber mostrado mayor interés en la pesquería y presentar algo mejor.

Comentarios a las propuestas

Resulta curioso e interesante observar cómo ACCION POPULAR, AVANZA PAIS, DEMOCRACIA DIRECTA, FRENTE ESPERANZA, PERU LIBRE, PERU PATRIA SEGURA y UNION POR EL PERU, omiten cualquier referencia al sector pesquero. Siete partidos en contienda, o desconocen la existencia de la pesquería, o la minimizan al punto de obviarla, o la consideran intrascendente para el desarrollo del país. Sorprende, sobre todo, que Acción Popular y Avanza País (Hernando de Soto) no mencione ni siquiera la palabra pesquería. Este último, además tiene un plan de gobierno de una sola página, lo cual resulta extraño para un candidato de ese nivel.

Cada elector sabrá interpretar este olvido, omisión, desinterés o ignorancia y emitirá su voto en concordancia al análisis que le merezca ésta, por demás incomprensible omisión.

ALIANZA PARA EL PROGRESO, de César Acuña, propone unificar los viceministerios de promoción agraria del actual Ministerio de Agricultura y el de Pesca y Acuicultura de Produce. Pretende crear los Viceministerios de Promoción agropecuaria y de Promoción de pesca y acuicultura. Finalmente propone fusionar los actuales Ministerios de Producción (dejando de lado pesca y acuicultura, así como los organismos relacionados con la pesca artesanal) y de Comercio Exterior y Turismo, con los siguientes viceministerios:  Comercio interno, Industria, Comercio exterior y turismo – Promperú y eliminar el drawback. No hay mayor descripción de la problemática del sector Estas ideas son lo más cercano al sector pesca que se encuentra en su plan. Se nota un cierto menosprecio por la pesca al seguir considerándola a nivel de viceministerio en un nuevo Ministerio y quitando los estímulos de exportación a la industria del CHD. Incomprensible propuesta que demuestra desconocimiento de la realidad.

El APRA, de Nidia Vílchez se ha retirado de la contienda por lo cual resulta irrelevante analizar su programa, sin embargo, su propuesta de promover exportaciones de pesca para consumo humano directo a nuevos mercados como África Occidental (377 millones de habitantes), sí merece ser destacada porque refleja el poco interés por la problemática de desnutrición nacional, sugiriendo apoyar prioritariamente al África.

El FRENTE AMPLIO, de Marco Arana, no contiene mayor referencia puntual a la pesca y acuicultura, salvo la propuesta, como objetivo estratégico, de desarrollar una gestión integral de las zonas marino costeras y las metas de crear áreas marinas protegidas, en línea con las ONGs ambientalistas, que hace tiempo propugnan esta idea. Pero mayor atención a la problemática del sector no se evidencia, lo que supone desconocimiento o desinterés por la pesquería.

FUERZA POPULAR, de Keiko Fujimori, presenta una propuesta bastante aproximada a la realidad y necesidades del sector recogiendo las necesidades de los pescadores artesanales en cuanto a beneficios sociales y financiamiento para nuevas embarcaciones. Muy genéricamente menciona el apoyo de investigación científica y el potenciamiento de la acuicultura, así como la modernización de los desembarcaderos. Incluye también el fomento del consumo de pescado y el establecimiento de regímenes promocionales.

Siendo bastante realista en cuanto a la identificación de algunos problemas y necesidades, no se aprecia una visión integral y ordenada del sector.

JUNTOS POR EL PERU, de Verónica Mendoza acierta al proponer incentivar la producción de alimentos, la sostenibilidad de las pesquerías, la creación de áreas marinas protegidas, la formalización, e independizar al Imarpe. Pero no se evidencia una visión integral del sector y su relación con el país. Resulta interesante su idea de revisar los derechos de pesca, el no a la minería submarina, aunque el tema no es pesquero sino de energía y minas, y habla de turismo costero, que tampoco es competencia sectorial sino del sector industria y turismo, al igual que la calidad de agua de los ríos, que tampoco es competencia del sector pesca. En general presenta propuestas interesantes, pero dispersas, desarticuladas y sin una visión integral del sector.

EL PPC de, Alberto Beingolea no hace mayor referencia a la pesca propiamente dicha, sino que menciona en forma general a los recursos naturales, los cuales se deben aprovechar de manera sustentable y sostenida, aunque la frase correcta es “sostenible”.

EL PARTIDO MORADO, de Julio Guzmán, menciona uno que otro tema interesante como la formalización, la promoción del consumo de pescado, la implementación de normas sanitarias, sostenibilidad y financiamiento a la acuicultura y pesca artesanal, mencionando como idea destacable la certificación de competencias laborales; pero se pierde un poco en la organización se sus ideas y propuestas al definir como indicadores el número de millas de mar vigilado, la tasa de empleo informal y la reducción a cifras menores de 50$ de la PEA. No se aprecia coherencia entre sus ideas, el único problema que identifica y las metas que propone.

El PARTIDO NACIONALISTA, de Ollanta Humala, apenas si propone un fortalecimiento del sector con una idea genérica y gaseosa.

PODEMOS PERÚ, de Daniel Urresti, propone potenciar el programa a comer pescado, sin analizar si es posible capturar más ni mencionar cifras y propone impulsar el desarrollo de la industria atunera sin mencionar cuáles son sus problemas y cómo hacerlo.

RENOVACIÓN POPULAR, de Rafael López, define dos problemas: el déficit de pescado para la mesa popular y la deficiente protección de los recursos marinos, sobre los cuales propone como meta incrementar el consumo de pescado. Omite el resto de la problemática existente y carece de una propuesta integral y de una visión de la pesca.

RUNA, de Ciro Gálvez, habla de expulsar a una flota de barcos factoría que no existe realmente dentro del dominio marítimo, porque si habla de la flota china, el problema se defina de una forma diferente, Menciona en forma vaga y genérica la falta de incentivos de la acuicultura, pero no ofrece acciones para mejorar el asunto.

SOMOS PERÚ, de Daniel Salaverry propone, correctamente, la creación de una Superintendencia de Fiscalización Pesquera como única meta y objetivo principal, lo cual no es una mala idea, pero no es el único problema del sector. No se aprecia una visión ni propuesta integral.

VICTORIA NACIONAL, de George Forsyth, identifica cuatro problemas básicos y cuatro objetivos dentro de una problemática integral:

Asegurar la sostenibilidad de los recursos como primer objetivo puesto que sin recursos garantizados no habría pesquería que regular ni acciones a ejecutar.

Una visión holística de la pesquería que implica el reordenamiento sectorial a través de una nueva ley de pesca, la creación de una superintendencia de fiscalización, un reglamento de ordenamiento de las principales especies objetivo de la pesca artesanal, restitución del Instituto Tecnológico Pesquero, actualización de la tasa de derechos de pesca y aprobación de las políticas nacionales de pesca y acuicultura. El enunciado de estos objetivos ya supone una serie de acciones que evidencian un proyecto serio e integral.

Seguridad alimentaria con creciente consumo de especies abundantes, especialmente en zonas de extrema pobreza mediante el potenciamiento de la cadena productiva del consumo humano directo a través de mayor atención a la capacitación y certificación de los pescadores artesanales, la certificación sanitaria de los desembarcaderos y la formalización.

Normas de promoción y estímulo a la inversión y desarrollo acuícola modernizadas y adecuadas en consenso con el sector privado y con un Plan de desarrollo de servicios de formación, capacitación y asistencia técnica para la producción y comercialización acuícola.

Presenta un visión integral de la problemática y una visión del sector que requiere del aseguramiento de la sostenibilidad de los recursos, con todas las acciones que ello lleva implícito, un reordenamiento del sector en sus aspectos normativos y administrativos, la priorización del consumo nacional de proteína de origen hidrobiológico que contribuya a la seguridad alimentaria a través de una pesquería artesanal mejor educada, preparada, con desembarcaderos adecuados y sanitariamente aptos, e identifica el problema de la acuicultura como de lento crecimiento y propone actuar sobre ello en base a normas apropiadas dictadas en consenso con el sector privado, incidiendo en la capacitación. La priorización e importancia que le da a la pesca artesanal, que tiene impactos en la calidad de la alimentación nacional es interesante.

El solo hecho de disponer de una nueva ley de pesca podría resolver toda la problemática existente.

8 de enero de 2021

Ofertas electorales para la pesquería peruana 2021

 Doscientos años de República no han mejorado la situación de las poblaciones originarias que viven en comunidades nativas, o en poblaciones rurales dispersas sin formar parte del sistema económico. Al igual que la mayor parte de la población urbana que se desarrolla en una economía  informal de subsistencia y carente de educación y salud, subsiste una calidad de vida deplorable y lamentable. Poco o nada ha cambiado en el Perú.

El hecho es que el modelo político y económico es bueno para los menos; pero no beneficia a los más. Nos condena a soportar políticos y funcionarios que nos mienten y nos roban con total impunidad o, en el mejor caso, son sancionados por una justicia tan lenta que en la práctica deja de existir. No hay mecanismos  que permitan a la ciudadanía despedir a sus políticos o funcionarios.

En este contexto estamos obligados a elegir nuevas autoridades. Debemos hacerlo en forma diferente revisando bien a los candidatos, con la esperanza de que esta vez sea distinto; pero preparados para hacer algo si todo resulta ser igual.

Desde el punto de vista de la pesca, los ciudadanos directa y/o indirectamente relacionados con la pesquería ¿por quién deben votar? Y los no relacionados con el sector, o sea el principal segmento poblacional ¿por quién deberían votar?

Ambos, de una u otra manera están relacionados con la pesquería. Los primeros porque sus ingresos económicos dependen, principalmente o en gran medida de la actividad pesquera y los segundos porque son consumidores finales de pescados y mariscos.

Entonces, ¿qué deben hacer?

Podemos votar por cualquiera, sin la menor certeza de que cumplirán lo ofrecido o si podrían hacerlo. Los planes no son vinculantes.

Por eso tenemos que evaluar al candidato, mirarlo a los ojos y deducir si estará dispuesto a cumplir, o votar a ciegas y por consigna eligiendo al mal menor, o al viejo político tradicional en lugar de apostar por lo nuevo. Antes de marcar un símbolo preguntémonos ¿a quién quieren servir esos candidatos? ¿a nosotros, a ellos mismos, o a alguien más?

La principal cualidad que debe evaluarse es la sincera y real vocación de servicio al país y a los demás. Más allá de las promesas, lo determinante debe ser la confianza que inspire el candidato, tanto por su trayectoria personal, integridad, honestidad, capacidad y liderazgo, así como por sus convicciones en la necesidad de efectuar cambios y la suficiente voluntad política para imponer con firmeza un nuevo modelo de gestión en la pesquería y en el país.

También es importante evaluar al equipo de personas que lo acompañarán durante su administración. No solo sus cualidades morales y personales, sino investigando a quién sirven realmente, si a los intereses del país o a algún poder económico. No se puede olvidar que la política y la administración pública son constantemente infiltradas por quienes se dedican a defender intereses personales y/o de parte, por encima de los intereses nacionales, unas veces abierta y descaradamente y otras veces detrás de las sombras, manipulando y colocando o sacando funcionarios según sus conveniencias.

La pregunta es,  ¿tú qué vas a hacer? 

En opinión de la Revista Pesca, se debe votar por quien mayor credibilidad ofrece en el tema pesquero, y quien a su vez ha ofrecido implementar las medidas más coherentes y favorables para las mayorías. Lejos de demagogia y ofertas incumplibles, es hora de elegir en base a lo realmente posible de cumplir y por las personas que muestran mayor identificación las mayorías y no con las partes.

En esta edición, la Revista Pesca presenta las ofertas electorales para el sector pesca y acuicultura que los partidos en contienda dicen que aplicarán.

Cada lector debería analizarlas y sacar sus propias conclusiones.

En este suplemento de la Revista Pesca de enero 2021, se transcribe literalmente lo que se ha encontrado en todos los planes de gobierno de los partidos en la contienda electoral, referidos a la pesca y acuicultura.

 Los invito cordialmente a leer la última edición de la Revista Pesca y a compartirla dentro de sus círculos y redes sociales.

 

https://es.calameo.com/read/0004533779d2020682f13

 


9 de diciembre de 2020

NO TODO EL PESCADO ES IGUAL

Esta nota nos muestra la gran diferencia respecto al consumo de pescado que existe entre paises de la Unión Europea y el Perú.  Siendo algo tan necesario, por respeto y consideración al consumidor nacional, es cuestionable que ni el Estado ni la industria hayan hecho algo efectivo y real para poder aplicar la trazabilidad que conduzca a un etiquetado.

Esto sin mencionar la calidad de los productos congelados que se expenden en los supermercados nacionales. Solo como referencia, hay que examinar o comprar una bolsa de mixtura de mariscos y veremos que su contenido tiene especies de tamaños minúsculos y gran cantidad de retazos o saldos de pota en anillos o botones. ¿Acaso no son excedentes o rechazos de aquellos productos destinados a la exportación que no han aprobado el control de calidad que exige el importador? 

Su sola exhibición para el mercado nacional ya constituye una ofensa para el público peruano.


NO TODO EL PESCADO ES IGUAL: ¿QUÉ NOS DICE EL ETIQUETADO SOBRE SU ORIGEN, TIPO Y MÉTODO DE PESCA?

MERCEDES BORJA

En el etiquetado, que es común en toda la Unión Europea, deben constar datos como el lugar de prodecencia, el modo de producción o si el pescado ha sido previamente congelado. 

La información obligatoria tiene que constar también en el pescado vendido a granel, Emily Miller / Pixabay

Desde el año 2014, gracias al Reglamento (UE) 1379/2013, del Parlamento Europeo y del Consejo, existe un etiquetado común que se aplica a todos los productos de la pesca y acuicultura. Este etiquetado, que es obligatorio en todos los países de la Unión Europea sea cual sea la procedencia del producto, debe estar presente en todo el pescado: vivo, fresco, congelado, seco, salado, ahumado, crustáceos, moluscos, algas, incluso la harina de pescado.

¿Qué nos dice el etiquetado?

En el etiquetado de todos los productos de pescado que se comercialicen dentro de la Unión Europea tienen que aparecer los siguientes datos:

Denominación comercial y científica: En este apartado encontramos el nombre con el que comúnmente se conozca a este pescado en cada país. Estos nombres deben estar recogidas en la legislación vigente de cada país miembro y presentarse en la lengua o lenguas oficiales de cada zona. También debe constar el nombre científico.

Método de producción: Se deberá indicar si los productos provienen del mar (pesca extractiva), si proviene de aguas dulces (capturado en agua dulce) o si es de piscifactoría (de cría).

Zona de captura o producción: La zona geográfica de dónde procede el pescado. En caso de productos extraídos del mar, se deberá especificar la zona o subzona en la que ha sido capturado según las divisiones de la FAO (Organización de las Naciones Unidad para la Pesca y la Alimentación). Por ejemplo, un pescado extraído de la zona del Mar Mediterráneo y el Mar Negro aparecerá como tal o como zona 37. En el caso de pescado de capturado en aguas dulces, el país de origen, y en caso de pescado de piscifactoría, deberá constar el país en el que el producto haya alcanzado más de la mitad de su peso final, haya permanecido más de la mitad del periodo de cría o, en el caso de marisco, haya estado seis meses como mínimo en fase de cría o de cultivo finales.

Si el pescado ha sido descongelado, deberá constar, pues el consumidor no podrá congelarlo de nuevo.

Fecha de duración mínima (consumo preferente) y fecha de caducidad: Como en el resto de productos de alimentación, deber contar la fecha de envasado, de caducidad o de consumo preferente. En caso de moluscos bivalvos vivos se puede sustituir por la frase “estos animales deben estar vivos en el momento de su venta”.

Modo de presentación: En caso de los pescados envasados se debe especificar la presentación o tratamiento al que ha sido sometido el producto, si esta eviscerado, con (C/C) o sin cabeza (S/C), fileteado, con o sin piel u otros.

Precio por kilo, y en caso de pescado congelado, el PVP del peso neto escurrido.

En caso de pescado congelado, si el glaseado (aplicación de una capa de hielo sobre la superficie de un producto congelado) es superior al 5%, se deberá indicar el porcentaje.

Los productos envasados no frescos requieren más información, como lista y cantidad de los ingredientes.

Si lo productos frescos que no están envasados, sino que se venden al peso, esta información deberá constar en los tablones o carteles del pescado en cuestión y deben ser visibles al público.

Información adicional

Además de la información obligatoria, el productor puede facilitar datos adicionales, como la fecha de captura o recogida, de desembarque, sobre el tipo de pesca (cómo se ha extraído) del puerto e incluso la relativa a la sostenibilidad del producto, la ética, etc. Esta información adicional deberá estar verificada y no podrá, en ningún caso mermar el espacio disponible para la información de obligatoria.

En este díptico creado por la Dirección General de Ordenación e Inspección de la Comunidad de Madrid se especifica de una manera muy gráfica qué tenemos que buscar en el etiquetado de los productos de pescado que consumimos. 

 

Fuente

https://www.20minutos.es/noticia/4503681/0/no-todo-el-pescado-es-igual-que-nos-dice-el-etiquetado-del-sobre-su-origen-tipo-y-metodo-de-pesca/


5 de diciembre de 2020

La falta de una política nacional de pesca debilita el control de irregularidades en la explotación del mar peruano

 Por Carla DíazGianella Tapullima

POLÍTICA PENDIENTE. Durante el 2020, el Ministerio de Producción debió aprobar la Política Nacional de Pesca y Acuiltura, según un plan conjunto aprobado en 2017.

El sector pesquero aún afronta grandes retos a nivel normativo, como lograr la aprobación de la primera política nacional pesquera, y encaminarse hacia un sistema de pesca responsable y sostenible con la incorporación de técnicas y dispostivos tecnológicos que contribuyan a la disminución de la pesca de juveniles.

Este y otros pendientes fueron abordados durante la "La hora azul", un ciclo de mesas virtuales - organizado por OjoPúblico y Oceana- que reunió a representantes del sector público y privado, organismos de control y de la academia, con el objeto de discutir sobre la actual situación del sector pesquero con miras al Bicentenario.

La unidad de verificación OjoBiónico analizó las afirmaciones de los expertos y dirigentes del sector, y detectó versiones verdaderas y falsas durante el debate. A continuación los resultados:

 Wilmer López Llauri, dirigente del sector pesquero artesanal 

“No hay una política de Estado [para el sector pesquero]”

Calificación: Verdadero


 
El presidente de la Asociación de la Cadena Productiva de Pesca para el Consumo Humano Directo, Wilmer López Llauri, comentó que uno de los principales problemas en el sector es el desorden normativo y, como sustento de ello, afirmó lo siguiente: “No hay una política de Estado [para el sector pesquero]”. Luego de revisar la normativa peruana y consultar con especialistas, concluimos que esto es verdadero.

La afirmación de López Llauri figura en la siguiente transcripción:

“No hay una política de Estado [para el sector pesquero] para controlar todas estas irregularidades]. [...] Nosotros creemos y ratificamos que aun teniendo una vasta legislación pesquera y muchas organizaciones comprometidas en la administración y  fiscalización del sector pesquero, no se ha puesto en orden porque cada uno trabaja por su parte, a su manera. Tenemos el Ministerio de la Producción con la Dirección General de Fiscalización y Sanciones, tenemos las capitanías de puerto, tenemos las fiscalías especializadas, tenemos la Policía Ecológica, tenemos la Sociedad Nacional de Pesquería -que tiene su código de ética [...]”.  

Ahora bien, consultado para esta verificación, López precisó a OjoPúblico que su afirmación hacía referencia a la ausencia de una política nacional de pesca que establezca objetivos conjuntos y de largo plazo para las entidades que regulan el sector. “Cada vez hay un desorden más grande. Cuando no hay política de Estado, son coyunturales las normas”, agregó López. 

De acuerdo a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, en el primer lugar de la normativa pública están las políticas de Estado, que definen los lineamientos del accionar del aparato estatal en el largo plazo, con el fin de lograr el bienestar de los ciudadanos y el desarrollo del país. 

Actualmente, el Perú cuenta con 35 políticas de Estado que fueron aprobadas en 2002, durante el Foro del Acuerdo Nacional, integrado por autoridades, partidos políticos y la sociedad civil. 

Estas políticas de Estado se articulan en cuatro grandes ejes: 1) democracia y Estado de derecho, 2) equidad y justicia social, 3) competitividad del país y 4) Estado eficiente, transparente y descentralizado. 

Ninguna se refiere de manera particular a algún sector como el pesquero, pero las políticas del Estado se materializan y desagregan a través de las políticas nacionales, que les siguen en jerarquía a nivel legal, y establecen los objetivos y lineamientos que guiarán a las instituciones del Estado para resolver un problema público, como lo precisa el Reglamento que Regula las Políticas Nacionales. 

Por ello, son de obligatorio cumplimiento para todo el aparato estatal y los diferentes niveles de gobierno, y su continuidad va más allá del periodo de una administración.

 




Captura: 
CEPLAN

Ahora bien, según pudo verificar OjoPúblico en el inventario de políticas nacionales del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) —organismo técnico responsable de la formulación y seguimiento de las políticas públicas— no existe alguna política nacional de pesca. 

Lo que existe son normas sectoriales, que tienen un efecto más limitado, como el Plan Nacional de Desarrollo de Infraestructura Pesquera para el Consumo Humano y los Lineamientos de Política Pesquera para el Desarrollo Sostenido de la Pesquería y la Acuicultura.

 



Captura: Inventario de Políticas del CEPLAN.


 

En agosto del 2019, la entonces ministra de Producción, Rocío Barrios, dio cuenta de que una comisión del Poder Ejecutivo trabaja en una propuesta de política nacional pesquera. “Hemos establecido un grupo de trabajo para la primera política nacional pesquera. Esperamos culminarla antes de fin de año”, dijo durante una entrevista para un medio local

La ausencia de una política nacional de pesca en el Perú ya había sido observada, en 2016, en el informe de Evaluación de Desempeño Ambiental del Perú, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo de las Naciones Unidas. 

El documento en cuestión analizó el marco normativo peruano en cuanto a pesca, acuicultura, minería y otros sectores productivos, indicando en su recomendación 56 que el país debía “avanzar hacia una política integrada sobre los recursos hidrobiológicos con una planificación completa y coherente de los usos del mar y de las cuencas de aguas continentales”. 

Producto de estas sugerencias se aprobó en junio del 2017 el Plan de Acción para implementar las Recomendaciones de la Evaluación de Desempeño Ambiental del Perú, que tuvo como una de sus metas principales la aprobación de una Política Nacional de Pesca y Acuicultura, que debió concretarse en el plazo de tres años desde la aprobación del documento técnico. Es decir, durante este 2020. 

Si bien existe una Ley General de Pesca, la misma que cuenta con su reglamento, estas datan de 1992 y 2001, respectivamente, y fueron consideradas desfasadas en el informe de Evaluaciones del Desempeño Ambiental de la CEPAL. 

En 2015, la oficina regional de la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) alertó que era prioritaria la formulación de la Política Nacional Pesquera y Acuícola del Perú. La observación se realizó en el marco de un taller internacional realizado para generar recomendaciones al Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura que estaba elaborando en ese momento el Ministerio de Producción. 

En entrevista con OjoPúblico, la exministra de Producción, Rocío Barrios, explicó que, si bien existe una Ley General de Pesca, esta no es una política nacional, pues lo que hace es proporcionar un marco normativo de procedimientos y procesos de la actividad pesquera, pero estos distan de una política nacional que establezca objetivos, identifique los problemas y proponga cómo solucionarlos, así como el establecimiento de indicadores anuales. “Esa política nacional no existe y no ha existido”, precisó. 

La exfuncionaria contó que desde el año 2018 se han conformado dos comisiones para desarrollar una política nacional de pesca. Ese año, la iniciativa fue promovida por la FAO, pero debido a la rotación de funcionarios en el Ministerio de Producción, el proceso no culminó. “Cuando yo asumí el cargo [de Ministra], lo que se procuró fue actualizar esta política con una proyección para los siguientes años. Esto se desarrolló a partir del diagnóstico del problema, la identificación de los objetivos, la determinación de las proyecciones del sector y las propuestas de solución”. 

Esta propuesta tampoco está terminada, pues tiene pendiente la validación de sectores transversales que son parte de la administración y regulación pesquera, como el Ministerio del Ambiente, el Instituto del Mar del Perú, el Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero, entre otros.  

Este medio se contactó con la oficina de la FAO en Perú para solicitar precisiones sobre el acompañamiento que la entidad ha dado al Estado en la formulación de la política nacional pesquera. Sin embargo, declinaron pronunciarse y comentaron que se reunirán con las nuevas autoridades para establecer una nueva ruta. 

En función a lo expuesto, OjoPúblico concluye que la afirmación de Wilmer López Llauri, presidente de la Asociación de la Cadena Productiva de Pesca para el Consumo Humano Directo, acerca de que no existe una política nacional de pesca, es verdadera. 


 Fuente 

https://ojo-publico.com/2298/falta-de-politica-nacional-de-pesca-debilita-control-del-mar-peruano

28 de junio de 2020

Revista Pesca julio 2020: suplemento especial

Con demasiada frecuencia las administraciones de Pesca son retiradas de la función y nuevas autoridades asumen los cargos que dejan.  Veinte ministros, quince vice ministros en 18 años y un sector pesquero con prácticamente los mismos problemas, que quedan sin ser resueltos.

Muy pocos titulares del pliego de Producción pasarán a la historia como responsables de algún hecho o norma realmente trascendente como para que sean dignos de ser recordados, para bien o para mal. La mayor parte, en corto tiempo, habrán sido olvidados como cualquier personaje que atraviesa por un período de la historia sin haber dejado huella significativa, o lo que es peor, ninguna huella, ningún recuerdo. Se van sin pena ni gloria, dejando a la pesca igual como la encontraron, condenados al olvido de la gente a la que pudieron servir y no lo hicieron.

Este es el resultado de la existencia del Ministerio de la Producción. No podría asegurarse, sin embargo,  que si hubiese existido un Ministerio de Pesquería en manos de los mismos personajes el resultado hubiese sido distinto.

No es el tipo de Ministerio el que decide el rumbo que llevará, sino el titular del pliego.

Para mal de la pesquería peruana, son pocos aquellos que se comprometieron con el sector y aportaron algo a su desarrollo y progreso. La pesquería necesita de funcionarios con alma y con compromiso.

Nos hemos democratizado, lo que implica que en nombre de esa democracia debemos soportar, muchas veces,  funcionarios  sin competencias ni experiencia para administrar un sector tan particular como el pesquero.

¿Qué le espera al sector con el nuevo gobierno en 2021, en un escenario tan especial como el que se vive en esta época de pandemia?

A un año de que un nuevo gobierno asuma la conducción del país, este suplemento condensa las tres ediciones de la Revista Pesca referidas a gobernanza, formalización y política pesquera en tiempos electorales. Presenta también una imagen del bicentenario de la independencia.

Los invito cordialmente a leer este suplemento de la Revista Pesca.

https://es.calameo.com/read/000453377415eadc27f19

29 de mayo de 2020

La oferta electoral en la pesca del Perú


El diseño del plan de gobierno es un reto: debe ser corto, sencillo de entender, fácil de ejecutar y responder a necesidades propias del sector. Pero por sobre todo debe estar concebido para servir a la gente, al país y a las mayorías.

Hay muchas ideas, muchas necesidades y muchos problemas en el sector. ¿Se pueden abarcar todos en un solo período de gobierno? Lo más probables es que no.

Se necesita entonces elegir algunos problemas para poder elegir cuáles de ellos deben ser materia de atención de acuerdo a la ideología del partido que los diseña.

¿Pero quiénes son los responsables de elaborarlo y quiénes ejecutar el plan si es que ganan?

Deben ser expertos en el tema, que comulguen con las ideas del partido y del candidato para que luego asuman los cargos que les permitan ejecutarlo. Es la mejor receta para hacer algo serio realmente. Deben conformar un equipo técnico con ideas comunes y capacidad de trabajo en equipo.

Pero generalmente no ocurre así. Puede ocurrir que personas honestas y con convicción diseñan el plan; pero que termine en manos de otras personas que no creyendo en el mismo, ni entendiéndolo, asumen los cargos por decisiones políticas de conveniencia, no necesariamente para el sector.

También puede ocurrir que asumiendo el poder quienes diseñaron el plan, se encuentren con un aparato burocrático y legal que les dificulta hacer lo que deba hacerse.

En todo caso, es Palacio de Gobierno quien tiene que crear las condiciones para que se facilite la ejecución de lo ofrecido en la campaña electoral.

También pueden ocurrir miles de cosas más. La aleatoriedad en el escenario político es enorme, por lo cual se requiere de un liderazgo fuerte y efectivo desde Palacio.

Los invito cordialmente a leer el suplemento de la Revista Pesca que presenta el tema de las elecciones presidenciales y la pesca en el Perú.